Cómo crear una estrategia de contenidos para tu canal de vídeos online.

¿Te has preguntado cómo es la nueva generación de clientes de tu farmacia? ¿Qué crees que deben estar haciendo en este mismo momento, hojear una revista, mirar la programación de la tele, o navegar por Internet a través de su smartphone de última generación? ¿Sabes que cada 5 segundos se realizan más de 170.000 búsquedas en Google relacionadas con la salud? ¿Crees que es casual? Como podrás intuir la respuesta a esta última pregunta es un rotundo no.

Los datos así lo demuestran. Según la última oleada del Estudio General de Medios, correspondiente a los meses de abril y mayo de 2016, Youtube es, con mucha diferencia, el portal con más visitantes únicos en España. En los 30 días previos a su publicación, había superado los 23 millones, por delante de otros como Marca.com (casi 5 millones), Elpais.com (4,8 millones), Twitter (4,2 millones) y As.com (2,4 millones). Esto quiere decir que, a día de hoy, es el medio de información/entretenimiento preferido de Internet. Por eso hay una corriente de expertos en redes sociales que están realizando un llamamiento a las farmacias para que comiencen a hacer uso de este canal, una vez que ya han desembarcado, con más o menos éxito, en otros espacios virtuales como Facebook o Twitter.

Una vez que ha quedado claro que necesitamos usar esta herramienta para conectar con nuestros clientes, lo primero que hay que definir es la historia que queremos contar. Y, en el caso de la farmacia, los vídeos parecen tener más sentido cuando se enfocan a dar consejo. Con respecto al contenido, lo que interesa es que, como farmacéuticos, explicar cómo aplicar un producto, cómo usarlo, cuáles son sus características técnicas, etc. En este sentido también es importante ir producto a producto, para no causar confusión en el usuario.

Asimismo, es ciertamente interesante para una farmacia la creación de vídeos infográficos, que por la densidad de su contenido no deberían exceder el minuto y medio; o aquellos dirigidos a explicar cómo realizar una fórmula magistral, en los que se podría emplear más tiempo por el interés que pueden suscitar para otros farmacéuticos. En cuanto a los “vídeo consejos”, éstos no deberían superan los tres minutos.

Un aspecto en el que inciden muchos expertos en la materia es la necesidad de adaptar el lenguaje al público objetivo. Así, si el vídeo va destinado a la población general, deberá hacerse más sencillo. En cambio, hay veces que interesa colgar un vídeo en redes profesionales, como Linkedin, donde se puede subir un poco más el listón, ya que las personas a las que va dirigidas van a poder entender un lenguaje más técnico. Ocurriría esto con los vídeos explicativos de las fórmulas magistrales, por ejemplo.

De cara a la filmación, se puede buscar el apoyo de profesionales, aunque existen herramientas descargables y gratuitas para hacerlo con un smartphone. Así, las cámaras de algunos móviles ofrecen buenas prestaciones. Cualquiera puede pulsar Rec y grabar. Aunque para explicar algo desde el punto de vista profesional, se exige calidad. Si está al alcance, es aconsejable el uso de trípode para móviles, colocarlo a la altura de los ojos, tener en cuenta la incidencia lumínica, utilizar un micro de corbata y, en caso de tener un Ipad, hacer uso de la aplicación que simula un telepronter.

De cara a posicionar lo mejor posible estos vídeos, es aconsejable utilizar títulos lo más descriptivos posible de lo que el usuario va a ver sin perderse en grandes frases.

Para conseguir una mayor difusión del contenido audiovisual por parte de la botica, espacios como Facebook o Twitter pueden contribuir a que el consejo farmacéutico audiovisual llegue a más gente y, de paso, a consolidar la figura del profesional de la farmacia como agente sanitario.

Los artículos aquí publicados son redactados por el Dpto. de Comunicación y Social Media de Cecofar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *