¿Sabe cómo diferenciar el resfriado común de la gripe?

Tanto el resfriado como la gripe son dos afecciones comunes de esta época del año. Los cambios de temperatura debilitan nuestras defensas y nos hacen propensos a contraer estas típicas enfermedades invernales. Ambas afecciones presentan unos síntomas casi homónimos, pero tanto su gravedad como su tratamiento son diferentes, (solo la gravedad) de ahí la importancia de conocer si nos encontramos ante un resfriado o una gripe.

resfriado

El resfriado está considerado la enfermedad infecciosa más común entre los seres humanos, y se desarrolla con una infección leve de nariz y de garganta que puede ser causada por más de 200 tipos diferentes de virus. Sus síntomas más comunes son la congestión nasal, estornudos y secreción nasal y, a diferencia de la gripe, no suele producir fiebre en los adultos. Dependiendo del virus que lo produce, también pueden darse otros síntomas como dolor de cabeza, tos y dolores musculares, pero la mayoría de la sintomatología se concentra en la parte superior del tracto respiratorio. Todos estos indicios del resfriado desaparecen más o menos en una semana. Hay que tener siempre en cuenta para diferenciarlo de la gripe que, aunque pueda producir sensación de cansancio, la mayoría de los síntomas del resfriado se manifiestan del cuello hacia arriba, es decir en la cabeza.

La gripe es una enfermedad mucho más grave que el resfriado, así ha sido la causante de un gran número de víctimas mortales a lo largo de la historia, presentándose casos de auténtica pandemia como el episodio transcurrido a principios del siglo XX, hacia el año 1918, el cual dejó millones de víctimas, primero en toda Europa y después por el resto del mundo. Tal fue el impacto de este brote del virus que hay historiadores que la consideran la pandemia más devastadora de la historia de la humanidad.

La gripe suele comenzar de manera brusca con episodios de fiebre alta, dolores generalizados por todo el cuerpo y la sensación de falta de energía, aunque también pueden aparecer episodios de vómitos y mareos. Si bien, estos síntomas tienden a desaparecer en los primeros días, los síntomas nasales como congestión, secreción e irritación de garganta suelen ser más persistentes. Por otra parte, la tos y la sensación de agotamiento pueden continuar durante unos días una vez desaparecen los demás síntomas. La gripe es una de las enfermedades más contagiosas que existe, pero a diferencia del resfriado común, existe una vacuna para su prevención.

Estas son las principales diferencias para saber si nos enfrentamos a un resfriado o a una gripe, tan parecidos en algunos de sus síntomas, pero muy diferentes en cuanto a su gravedad. No existe cura para el resfriado y la gripe, si bien existen una serie de medicamentos que ayudan a aliviar su sintomatología. Por parte, debemos dejarnos recomendar por los expertos que aconsejan beber abundante líquido y permanecer en reposo. Además es aconsejable el uso de humificadores, ya que la humedad ayuda a eliminar el aire seco que puede irritar e inflamar los conductos de la nariz y la garganta.

Si aún con estos consejos para diferenciar las dos enfermedades más comunes del inverno es incapaz de identificarlas, no dude en acudir al médico, evitando automedicarse, ya que hay medicamentos, como los antibióticos que son ineficaces en ambas afecciones, en cambio consumo propicia la aparición de resistencias y, por tanto, un debilitamiento de su acción futura.

Los artículos aquí publicados son redactados por el Dpto. de Comunicación y Social Media de Cecofar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *